Traductor

Seguidores

lunes, 12 de diciembre de 2011

FORRAR BOTONES


Con éste pequeño tutorial voy a mostraros cómo forrar botones en casa nosotras mismas sin tener que encargar que nos los hagan y por supuesto sin esperar:
arish

En primer lugar se necesitan botones (unos que tengamos guardados, usados o que no nos gustan ya) y el tejido con el que vamos a forrarlos.
Cortar círculos del tejido con bastante margen alrededor del tamaño del botón. Si el tejido tiene dibujo, centrarlo si es posible.




arish



Hacer un doblez estrechito alrededor fijándolo con una bastilla.





arish


Colocar el botón en el centro y tirar del hilo hasta que el círculo del tejido se cierre.





arish



Asegurar el hilo y dar unas puntadas cruzadas para cerrar "la funda".





arish

Ya está listo para colocar en la prenda.
Este otro botón está forrado con tejido liso crep-satén y le he puesto encima una florecita de encaje (el encaje es de la blusa y el crep-satén del traje, los botones son de la chaqueta) con cristalitos cosidos encima para adornarlo.



Como se puede ver es muy sencillo y pueden ser sencillos o decorados con lo que se os ocurra.

SAL




Han pasado más de 250 millones de años desde que la sal marina se cristalizó y acumuló en los yacimientos montañosos lo que contribuyó a que en su composición orgánica se manifestara una capacidad energética curativa extraordinaria. Un legado mágico del mar primitivo, el origen de toda forma de vida conocida. La sal cristalina del Himalaya, debido a su altura y la pureza de su contenido, en su medida justa, mezclada con agua, es una fuente increíble de energía curativa acumulada. En la actualidad, es la sal energética más completa que conocemos. Es tan pura como no puede serlo hoy ningún otro alimento, en ella se encuentra el medio ideal en el que todas las formas de vida están en armonía. Con la ayuda de esta sal, nuestras células encuentran el camino de regreso a un estado curativo primitivo lleno de energía.
¿Qué es la sal?
La sal es la unión de pequeñas partículas llamadas iones que pueden estar cargadas positiva y negativamente. La sal común está compuesta por iones de sodio con carga positiva e iones de cloro con carga negativa, que han de compensarse entre sí. Dichos iones forman una zanja cúbica. Pero la sal común no es la única sal. Otros minerales de sal son, por ejemplo, sulfatos como el yeso o carbonatos como la cal. Las variaciones en la coloración de los cristales de sal reflejan las diferentes composiciones del mar u océano del que provenga dicho yacimiento.
Obtención de la Sal
El secado del agua marina es el método más antiguo que se conoce para obtener la sal ya preparada para su uso, se reproduce exactamente el mismo proceso que la naturaleza llevaría a cabo en las condiciones adecuadas, el mismo proceso por el cual los yacimientos de sal más grandes del mar primitivo fueron formados. Hoy en día, más de 50 millones de toneladas de sal son producidas en salinas de todo el mundo, a través de la sistematización de la obtención de sal marina. En las zonas llanas de la orilla se forman como mínimo tres cuencas, comunicadas por canales que pueden ser bloqueados. Se deja entrar el agua marina en la primera cuenca, formando una concentración muy alta de sal en agua provocada por una alta evaporación. La solución salina pasa a la segunda cuenca, más pequeña, y así sucesivamente hasta la última cuenca donde finalmente cristaliza la sal y se amontona en grandes montañas artificiales de sal.
La sal del Himalaya
La sal cristalina que conserva su estructura primitiva natural al ser extraída de los yacimientos posee cualidades muy diferentes a la sal refinada en la forma antes explicada, con su composición en forma de cloruro de sodio recristalizado. La formación orogénica del Himalaya se produjo bajo la mayor presión conocida sobre depósitos de sal formándose yacimientos con una cantidad inusual de sal cristalizada con una estructura cristalina de color rojo anaranjado, siendo una de las sales más ricas y especiales en cuanto a energía se refiere que se conocen hasta el momento.
arish
arish
Desde que llegó hasta mí ésta información, la sal rosa del Himalaya forma parte de mi cocina como podéis  ver. Os animo a que la probéis.