Traductor

Seguidores

jueves, 1 de diciembre de 2011

LAS FLORES (4)

EL AMOR Y LAS FLORES

ROMPER EL AMOR CON FLORES
Haciendo uso del lenguaje de las flores puede acabarse de forma poética una relación. Para los conocedores de este estilo comunicativo el mensaje es claro y conciso. Ante la conducta frívola de ella, él le envía una rosa de té ( su significado: "eres coqueta" ); ella le responde con un clavel amarillo ( "te desprecio" ); las flores de cardo santo que le hace llegar él son inequívocas ( "eres intratable" ), y el fin del romance llega con un manojo de hojas de tilo ( "amor imposible" ).

REHACER UN AMOR CON FLORES
Tras varios días sin hablarse después de una riña de enamorados, él hace llegar a las manos de ella un cactus ( que indica "pido justicia" ); la camelia que ella le envía es un paso hacia la reconciliación ( significa "estoy arrepentida" ); él se siente algo seguro del amor de ella y le envía una petunia pequeña ( "tengo mis temores pero te espero" ); finalmente ella le anima con una reina de los prados ( flor que significa "ven a verme" ).

DE ORIENTE
La camelia es una flor procedente de Japón ( también se conoce con el nombre de "rosa del Japón" que los navegantes del siglo XVI que comerciaban con Oriente introdujeron en Europa. Es una planta resistente y uno de los significados de sus flores es "mostrar arrepentimiento.

POEMA

SI NUNCA......
                                  Si nunca rompes un racimo de uva en el lagar,
                                  nunca tendrás un vaso de vino sobre tu mesa.

                                 Si nunca te arriesgas a perder,
                                 nunca te das la oportunidad de ganar.

                                Si nunca afrontas la pena de partir,
                                nunca conocerás la alegría del regreso.

                               Si nunca sufres muriéndote en la siembra,
                               nunca gozarás renacido en la cosecha.

                              Si nunca te dueles bajo el peso de tu culpa,
                              nunca saborearás el alivio del perdón.

                              Si nunca mueles los granos de tu trigo,
                              nunca conocerás el sabor del pan.

                             Si nunca afrontas el miedo de dejar de ser como eres,
                             nunca descubrirás la alegría de ser como puedes ser.

                            Si nunca estás dispuesto a dejar todo lo que tienes,
                            nunca sentirás que lo tienes libremente.

                           Si nunca estás dispuesto a morir por una causa,
                           nunca sabrás para que vives.

                           Si nunca encaras tu pena y dejas de reir para llorar,
                           nunca conocerás la dicha del que deja de llorar para reir.

                          Si nunca te arriesgas a cruzar el río,
                          nunca sabrás lo que te aguarda en la otra orilla......
                                                                                                      René Trossero